• Web Newenko

Día mundial de la salud: Una pandemia con poca agua

El Ministerio de Salud intensifica las medidas de confinamiento en todo el territorio nacional. El lunes se informó con el Plan Paso a Paso el retroceso de 18 comunas a cuarentena; entre ellas, algunas destacan por ser declaradas zonas de escasez.


Fundación Newenko

La Organización Mundial de la Salud (OMS) fue fundada un 7 de abril y desde 1948 tal fecha conmemora en todo el planeta el Día de la Salud. El ente ha aprovechado históricamente la instancia para promover estilos de vida saludables y concientizar sobre patologías. Sin embargo, el año pasado cambió el frente por el virus COVID-19. Este 2021 el planeta sigue afectado y la suma de fallecidos es de más de 2,8 millones de personas.


El lavado frecuente de manos con agua y jabón es una de las medidas fundamentales de autocuidado frente a la propagación del virus. Bajo tal medida preventiva, la OMS señala que 100 litros de agua es el mínimo a lo que una persona debe acceder diariamente, tanto para su consumo como para su higiene. No obstante, en Chile, 55% no cuenta con conexión a la red pública de agua, el 56% carece de un servicio sanitario adecuado y el 34% no tiene una llave de agua dentro de su vivienda, según datos del Ministerio de Desarrollo Social y Familia del año 2019.

A raíz del perjuicio, el año pasado el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ingresó en Valparaíso un recurso de protección para 10 localidades que no reciben ningún litro de agua, tales como Frutillar Bajo, El Pedernal, Los Comunes, Las Palmas, Padre Hurtado, Calle Larga, Pedegua, El sobrante, Chalaco, Valle Los Olmos y La Polcura. Cabe destacar que el agua potable y saneamiento constituyen sólo un 6,3% de toda el agua consumida por el país. El empleo del recurso es liderado por el sector agrícola con un 88% según la Radiografía del Agua realizada por Escenarios Hídricos 2030.


A partir del último Censo, se precisa que más de 383 mil viviendas carecen de agua potable en nuestro país. Gran parte se concentra entre la Región del Biobío y la Región de Los Lagos. La comunidad rural sin un abastecimiento formal, opta en un 84,6% a pozos, ríos, canales, esteros o vertientes, según la Radiografía de Fundación Amulén. Nadie asegura la calidad del agua que beben y tampoco controlan los niveles de contaminación. En consecuencia, los ciudadanos y ciudadanas se exponen al nitrato que viene derivado de la agricultura o el perclorato por el uso de combustibles y explosivos, entre otros contaminantes emergentes identificados en suelo nacional.


La acumulación de pesticidas y minerales pesados en el agua tiene efectos nocivos demostrados en los seres humanos. El acceso al agua potable y al saneamiento son esenciales para salvar vidas. La necesidad va más allá de satisfacer la sed. Hoy el recurso resulta urgente para proteger la higiene y afrontar una pandemia.


10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo